La Cultura de la CienciaLas instituciones y asociaciones científicas

por Anne Egger, Ph.D., Anthony Carpi, Ph.D.

¿Sabía usted que?

¿Sabia usted que la ciencia no se lleva a cabo en aislamiento? Nos imaginamos a los científicos trabajando solos para hacer descubrimientos, pero ser parte de una comunidad mas grande es esencial en la ciencia. Inclusivo en el siglo XVI, Galileo, como los científicos modernos confiaba en apoyo de la universidad en donde impartía clases, el financiamiento era de apoyadores adinerados y la membresía en una academia científica.

Resumen

Instituciones y asociaciones científicas tienen un rol esencial en el proceso de la ciencia y contribuyen a la construcción del conocimiento científico. Este módulo explora estas diferentes entidades y discute tres tipos en detalle: instituciones de investigación, asociaciones profesionales e instituciones de financiamiento. Ejemplos específicos resaltan como estas instituciones son esenciales para el avance de la ciencia.

Términos que usted debe saber
Tabla de Contenido

Todos usamos diferentes tipos de instituciones. Los bancos nos otorgan créditos para que el proceso de la compra y venta sea más fácil. Las compañías de teléfono nos proveen el acceso a grandes redes inalámbricas y de cable que nos permiten hablar con amigos simplemente marcando sus números de teléfono. Las universidades nos permiten aprender de profesores y tutores con experiencia, que no encontraríamos en otro contexto. Con anterioridad, tal vez no hayan pensando en este tema y de esta manera. Y es que al ser parte de una institución académica, ustedes no solamente tienen acceso a los recursos de esa institución ?profesores, edificios, clases- sino que también forman parte de una comunidad de personas con objetivos e intereses compartidos. En este contexto, uno puede afiliarse a clubs dependiendo de los intereses que se tenga ?equipos de deportes, grupos estudiantiles, de estudio, diferentes comunidades de vivienda- y todos constituyen un grupo de individuos más pequeño con intereses o habilidades similares. Nosotros aportamos nuestros propios intereses y habilidades a cada uno de estos grupos y nos beneficiamos de la interacción con los otros.

Los científicos también tienen instituciones que los apoyan y trabajan en una comunidad de individuos con los que comparten ideas. Por ejemplo, las instituciones académicas apoyan la investigación de los científicos y otros académicos como parte de su misión educativa en general; las agencias federales y las fundaciones privadas ofrecen frecuentemente apoyo financiero para apoyar a los investigadores, y las sociedades científicas apoyan y promueven la comunicación y colaboración entre los científicos. Sin embargo, es fácil olvidar el papel que tienen estas estructuras de apoyo y enfocarse solamente en los científicos que realizan descubrimientos.

Por ejemplo, nos imaginamos a Galileo Galilei, mirando por un telescopio, y a Gregor Mendel, contando arvejas, trabajando solos. En realidad, Galileo tenía un puesto en la Universidad de Pisa desde 1588, que le daba un estipendio y a cambio, él dictaba clases y ejercía de tutor para estudiantes. Buscó financiamiento para su trabajo de la acaudalada e influyente familia Medici. Era miembro de la Academia Lyncean, un pequeño grupo de científicos europeos que se reunían con regularidad para hablar sobre ciencia y que publicó varios de sus trabajos. La participación en estas instituciones fue esencial para su carrera de científico y le trajo un amplio reconocimiento para algunas de sus investigaciones más fundamentales.

Figura 1: Estudiantes de grado presentando sus investigaciones en una presentación de afiches. image © Visionlearning, Inc.

Galileo fue uno de los primeros científicos que ocupó varias de las funciones que hoy en día son comunes entre los científicos. Como en cualquier otra empresa humana, los científicos individuales se apoyan en varias instituciones y el carácter de estas es muy variado. Un maestro de escuela es un individuo que posee un conocimiento sobre la enseñanza a estudiantes, pero también es parte de una escuela y de un distrito escolar y puede que pertenezca a organizaciones profesionales que lo apoyan en su labor de maestro. Lo mismo sucede en la ciencia: los científicos son individuos con un conocimiento y una comprensión particular, pero no trabajan solos. Reciben el apoyo de, por lo menos, tres tipos de instituciones: instituciones de investigación, instituciones de financiamiento y asociaciones profesionales. Las instituciones de investigación acogen físicamente a los científicos y les dan establecimientos para investigar; pueden ser universidades, organizaciones gubernamentales como el Servicio Geológico de los EE. UU. y corporaciones como DuPont o Exxon-Mobil. Las asociaciones profesionales posibilitan la comunicación de los resultados de la investigación científica y fomentan el desarrollo de las comunidades científicas, por ejemplo mediante la organización de reuniones, como la que se ven en la Figura 1. Estas sociedades pueden ser específicas a una disciplina, como la Sociedad de Paleontología Vertebrada, o general como la Asociación Americana para el Progreso de la Ciencia. Las instituciones de financiamiento, como la Fundación Nacional de Ciencia y el Instituto Nacional de Salud, otorgan financiamiento a los científicos mediante un proceso competitivo para que puedan realizar investigaciones. Un científico puede trabajar en una o varias instituciones científicas, pertenecer a varias sociedades profesionales y recibir financiamiento de múltiples fuentes, y todas estas instancias pueden influenciar la investigación del científico. De la misma manera, las instituciones también reciben la influencia de las comunidades de científicos que forman su membresía.


to top

La función de la institución de investigación

Actualmente consideramos que es normal que muchos científicos sean profesores de universidades donde dictan clases a la vez que investigan y supervisan estudiantes, pero esto no fue siempre así. Cuando se fundó la Universidad de Cambridge en Inglaterra en el siglo XIII, no había profesores; los hombres que dictaban las clases (y todos eran hombres) habían completado las mismas clases de estudios que los demás y se los consideraba Masters. Estos hombres no investigaban y la enseñanza era un proceso en el que trasmitían la misma información que ellos mismos habían recibido.

Durante los siglos XVI y XVII, la composición de las universidades empezó a cambiar cuando los miembros de la realeza inglesa dotaron fondos para varios puestos de profesores en Cambridge y Oxford, lo que permitía darles un estipendio. Para obtener uno de estos codiciados puestos se tenía que ir más allá del plan de estudio e investigar y, como resultado, la universidad se convirtió en un lugar que generaba conocimientos nuevos. Uno de los puestos más conocidos era la Cátedra Lucasiana de matemáticas, establecida en 1663 en la Universidad de Cambridge por Henry Lucas, un miembro del Parlamento (Bruen, 1995). La fama de este puesto proviene de su segundo ocupante: Sir Isaac Newton. Newton fue designado director de la cátedra Lucasiana en 1669 y ocupó este puesto hasta 1702. En esta época produjo sus trabajos más importantes como Principia. El apoyo que recibió de Cambridge en ese puesto le dio a Newton la libertad para investigar lo que le interesaba; sin ese puesto, tal vez no se hubiese conocido en esa época su Ley del movimiento. La cátedra Lucasiana existe todavía y su actual ocupante es otro conocido científico, el físico teórico Stephen Hawking.

Figura 2: Escáner original de la primera página de la primera carta a Roosevelt de Einstein. Pinche aquí para ver la versión de tamaño completo de las dos páginas.

La creación de fondos para apoyar a los científicos dentro de la universidad fue un paso esencial para la creación de instituciones científicas de investigación, pero las universidades no son los únicos lugares donde se investiga. Muchas importantes instituciones de investigación forman parte del gobierno: en los EE. UU. por ejemplo, las instituciones gubernamentales como el Servicio Geológico de los EE. UU. (U.S. Geological Survey, USGS), el Laboratorio Nacional de Los Álamos (Los Alamos National Laboratory, LANL) y la NASA. Frecuentemente, la fundación de estas instituciones de investigación fue una respuesta a una iniciativa general dentro del gobierno, como la exploración de los territorios occidentales en los años 1860, que resultó en la consolidación de varios grupos diferentes de servicios para formar el USGS.

De igual manera, la Segunda Guerra Mundial influyó en el desarrollo de las instituciones científicas. Como respuesta a una serie de cartas en 1939 y 1940 de Albert Einstein (ver Figura 2) en las que alertaba de la posibilidad del desarrollo de armas nucleares en Alemania, el presidente Franklin Roosevelt ordenó que el Ministerio de Guerra empezase a trabajar en una bomba atómica. Su orden produjo la fundación de varios laboratorios nacionales en 1943, incluidos LANL en Nueva México y el Laboratorio Nacional de Oak Ridge, en Tennessee. Los científicos contratados para trabajar en estos nuevos laboratorios nacionales no tenían absoluta libertad para enfocarse en la investigación que les interesase (como Newton en Cambridge), sino que el gobierno les pedía que se concentren en unos problema específicos que fomentasen la creación de armas nucleares. El enfoque de la investigación en LANL continuó siendo el desarrollo y las pruebas de las armas hasta 1992, cuando el presidente George H.W. Bush firmó el Tratado de Prohibición de Pruebas Nucleares. Desde ese entonces, la misión de LANL ha cambiado y ahora se enfoca en la ciencia que respalda la seguridad nacional, y que incluye todo: desde asegurar los almacenamientos de armas nucleares, hasta el estudio de los posibles efectos del calentamiento mundial.


Además, la investigación científica tiene lugar en las corporaciones comerciales, donde se la describe frecuentemente como ?investigación y desarrollo?. En 1970, por ejemplo, la corporación Xerox fundó su Centro de Investigación de Palo Alto, conocido como Xerox PARC, para reunir a investigadores en la ciencia informática, la ciencia física y la ingeniería para crear la ?arquitectura de la información (ver los enlaces de Investigación). En este lugar, se apoyaba la investigación científica fundamental en la medida en que contribuiría al desarrollo de nuevas tecnologías o productos que, a su vez, contribuirían al tema general de la arquitectura de la información. Este esfuerzo resultó inicialmente en la creación de las fotocopiadoras, pero la rama investigativa de Xerox es tal vez más conocida por la creación del ratón, que se usó primero en una computadora personal de Apple a principios de los 1980.

Control de Comprensión

Scientific research can take place at


to top

La función de las asociaciones profesionales

Las instituciones de investigación son importantes redes de apoyo para la mayoría de los científicos. Cuando estos científicos están listos para compartir los resultados de su trabajo con la comunidad científica en general, frecuentemente buscan la retroalimentación y la revisión de sus colegas mediante otros medios. Esto ocurre, por ejemplo, con la presentación de su trabajo en reuniones de asociaciones como el Grupo Americano de Geofísica (AGU), una sociedad profesional científica con más de 45,000 miembros de 140 países. Parte de la misión de AGU es ?el avance de varias disciplinas geofísicas mediante la discusión, la publicación y la diseminación de la información?, que se logra gracias al patrocinio de las reuniones para los miembros y a la publicación de revistas con trabajos que han pasado por el proceso de la revisión de colegas. Las sociedades profesionales de otras disciplinas comparten misiones similares, por ejemplo como la Sociedad Ecológica de América, el Instituto Americano de Física y la Sociedad Americana de Química, entre otras.

Las asociaciones profesionales tienen una función esencial en el fomento del avance científico. Una de las asociaciones profesionales más antigua se creó durante la Revolución Científica a mediados del siglo XVII, cuando el concepto de una ciencia basada en el rigor, la observación y la experimentación empezó a cristalizarse en Inglaterra. La Sociedad Real de Londres se formó con las ideas de Francis Bacon, que no era un científico, sino un estadista y filósofo inglés que publicó un libro en 1620 titulado Instauration Magna sobre la aplicación de lo que actualmente llamaríamos el método de investigación científico. En este libro describía un proceso de razonamiento inductivo, en el que se recopilan los datos y se desarrolla una teoría para explicar estos datos. Este método está en marcado contraste con el proceso aristotélico, conocido como razonamiento deductivo, en el que, en vez de la observación, se usa el razonamiento para determinar las explicaciones. De importante manera, Bacon también consideraba el proceso científico como el esfuerzo de una comunidad que requería apoyo financiero y filosófico de instituciones como gobiernos y universidades.

Figura 3: Frontispicio de la Historia de la Real Sociedad, de 1667, por Thomas Sprat. La figura de la derecha es Francis Bacon, Lord Brouncker, el primer presidented está a la izquierda del busto de Charles II, el primer patrocinador de la sociedad. Bacon está señalando el dispositivo de Boyle para sus experimentos con gas.

Bacon murió en 1626, pero su filosofía pervive y sigue extendiéndose. En 1648, un grupo de científicos de la Universidad de Oxford en Inglaterra formó lo que ellos llamaron un ?club de ciencias experimental?, y empezó a realizar experimentos y discutir los resultados. Al incluir la palabra ?experimental? en su nombre, este grupo reconocía su adhesión a las ideas sobre la ciencia de Bacon, en vez de las de Aristóteles (ver la Figura 3). En noviembre de 1660, el grupo se convirtió en una entidad más formal y escribieron unos estatutos y se denominaron la Sociedad Real de Londres. Entre los doce socios originales de la sociedad estaban incluidos Christopher Wren y Robert Boyle, el científico inmortalizado en la Ley de Boyle, que relaciona la presión y la temperatura de una masa de gas a su volumen (que finalmente produce la Ley del Gas Ideal). Los socios pagaban cuotas anuales y se reunían semanalmente para realizar investigaciones científicas a través de experimentos (vea nuestro módulo Experimentation) o métodos descriptivos (vea nuestro módulo Description). Esta era una noción radical en ese momento, pues aunque existían varios clubs donde los hombres se reunían para discutir sobre la ciencia, las discusiones de estos clubs no estaban enfocadas en desarrollar un conocimiento producto de la investigación (Gribbin, 2007). Los socios se rotaban las responsabilidades para las reuniones semanales, lo cual se convirtió en un problema de coordinación. Así, en 1662, la Sociedad Real contrató al asistente de Boyle, Robert Hooke, como Curador de Experimentos, con la responsabilidad de concebir y realizar los experimentos de investigación semanales. En 1665, la Sociedad empezó a publicar su revista, Philosophical Transactions of the Royal Society of London, que describía no solamente los eventos de la reunión semanal, sino los resultados de las investigaciones científicas de sus miembros, fuera de las reuniones semanales (vea nuestro módulo Scientific Writing).

La Sociedad Real creó el marco para la sociedad profesional moderna, al reconocer oficialmente la importancia de la comunidad para acumular el conocimiento científico. Dentro de los campos de las ciencias, las matemáticas y las ingenierías, hay varias miles de sociedades profesionales en todo el mundo. Un científico puede pertenecer a una o a muchas, dependiendo de su campo, de la variedad de sus intereses y del tiempo que ha estado trabajando como científico. La membresía en una de estas sociedades profesionales constituye un paso importante para los científicos, pues les da acceso a la comunidad de sus colegas de los cuales pueden aprender y a los cuales pueden consultar sobres su trabajo.

Además, muchas sociedades profesionales otorgan premios a los miembros para reconocer los logros en la investigación científica. La Sociedad Química Americana, por ejemplo, solicita nominaciones para 58 premios nacionales en química que van de la Medalla Priestley (en honor a Joseph Priestley) en reconocimiento al distinguido servicio a la química, al Premio de Educación Paul J. Flory, que reconoce los destacados logros de un estudiante de grado o posgrado y promueve la educación sobre los polímeros. Como en cualquier otra profesión, estos premios reconocen a los individuos que destacan en su trabajo y constituyen importantes logros para un científico.

Control de Comprensión

Professional societies are important to science primarily because they provide scientists with


to top

La función de las instituciones de financiamiento

Las instituciones de investigación y las sociedades profesionales son esenciales para el progreso científico y para los científicos, pero la mayoría de los científicos buscan apoyo financiero adicional de fuentes externas. Históricamente, la financiación se buscaba a través de las relaciones personales con patrocinadores adinerados; por ejemplo, la familia Medici financió el trabajo de Galileo y, a cambio, Galileo nombró a las cuatro lunas más grandes de Júpiter que él descubrió, Medicea Sidera (las estrellas Medicianas). Más recientemente, los gobiernos han tenido un papel importante en el financiamiento de la investigación científica. En los EE. UU., el gobierno federal es el promotor más importante de la investigación científica. Aunque el gobierno federal ha apoyado siempre la investigación en los EE. UU. (como los servicios científicos del oeste descritos en nuestros módulos Research Methods: Description), no existían agencias federales dedicadas específicamente al financiamiento de la investigación científica antes de la Segunda Guerra Mundial. En cierta manera, esta guerra fue como una ?revolución científica? en los EE. UU. porque sentó las bases para la creación de agencias de financiamiento federal como la Fundación Nacional de Ciencia (National Science Foundation, NSF).

Durante la Segunda Guerra Mundial, Vannevar Bush dirigió la Oficina de Investigación y Desarrollo Científico (Office of Scientific Research and Development, OSRD) fundada al comienzo de la guerra para financiar la investigación que tuviese una aplicación inmediata a las actividades de la guerra. Aunque la misión de la OSRD se enfocaba en la investigación que tuviese una ?aplicación inmediata? a los esfuerzos de la guerra, Bush se dio cuenta que muchas de estas aplicaciones dependían de la investigación científica básica en las ciencias materiales, en la física y en muchas otras disciplinas. Como resultado, el apoyo gubernamental de la investigación llamada ?básica? casi se triplicó durante la guerra. Al finalizar, esta oficina tenía que desaparecer y Bush escribió un influyente ensayo en 1945 titulado ?La ciencia: la frontera infinita? (?Science ? The Endless Frontier?), que proponía la creación de la Fundación de Investigación Nacional (Bush, 1945). Bush creía que ?El gobierno debe aceptar nuevas responsabilidades para la promoción del flujo del conocimiento científico nuevo y del desarrollo del talento científico de nuestra juventud. Estas responsabilidades son competencia del gobierno porque afectan de manera vital nuestra salud, trabajos y seguridad nacional?.

Figura 4: El logo de la Fundación Nacional de Ciencia image © NSF

A través de la historia, muchos gobiernos han apoyado la investigación de la defensa nacional, pero Bush recomendó convincentemente que el gobierno apoyase la investigación científica básica, aunque no tuviese una aplicación inmediata, y sugirió que el financiamiento debía otorgársele a los científicos mediante un proceso competitivo de fondos en vez de darse como un favor. Durante los próximos cinco años, su propuesta fue criticada, revisada y sometida a las transacciones políticas (Mazuzan, 1994). Finalmente, en 1950, el congreso aprobó la creación de la Fundación Nacional de Ciencia (National, Science Foundation, NSF) (Figura 4), con un presupuesto inicial de $15 millones, de los cuales la mayor parte se utilizaría para que los científicos investiguen. Actualmente la NSF es una de las instituciones de financiamiento más importantes en los EE. UU. En 2006, la NSF recibió 40,000 propuestas, financió aproximadamente 11,000 de ellas y tenía un presupuesto de $5.6 mil millones, de los cuales $4.3 mil millones eran para la investigación científica.

Muchas de los agencias gubernamentales de los EE. UU. proveen fondos para la investigación científica, incluidas el Departamento de Energía, el Instituto Nacional de Salud y el Departamento de Defensa. En realidad, la creación de este texto que están leyendo fue fundado por el Departamento de Educación de los EE. UU. y parte del dinero se usó para reunir a expertos que discutieron lo que había que incluir en la serie de lecturas sobre el proceso científico y la función que tienen las instituciones científicas en el proceso científico. Recientemente, se estimó que en 1997 todo el gasto gubernamental para la ciencia y la investigación científica en los EE. UU. fue el 2.5% del producto interno bruto total o aproximadamente $300 mil millones (mayo, 1997). Las propuestas de investigaciones para financiación federal, son comúnmente evaluadas sobre la base de la relevancia que tienen dentro de las prioridades de una agencia de financiamiento y del mérito científico de la propuesta en sí, tal como lo determina la revisión de colegas. De esa manera, las propuestas entregadas a la mayoría de las agencias se revisan internamente y también se envían para que otros científicos las revisen (vea nuestro módulo Peer Review).

Las fundaciones privadas y las corporaciones ofrecen otros medios de apoyo financiero para muchos científicos. El Instituto Médico Howard Hughes, por ejemplo, es una organización no gubernamental que ofrece fondos de hasta $700 millones de dólares al año, principalmente para la investigación biomédica y aproximadamente $800 millón dólares al año para la educación científica. Tal vez están más familiarizados con la Fundación Bill y Melinda Gates, fundada por el fundador de Microsoft, que otorga fondos en proyectos de salud pública y desarrollo.

Control de Comprensión

Federal government agencies


to top

La influencia de las instituciones científicas

En conjunto, estas instituciones científicas ?de investigación, asociaciones profesionales y de financiamiento- forman una gran parte de la comunidad científica. En las misma, los científicos interactúan entre ellos, comparten ideas, realizan revisiones de los trabajos de sus colegas, garantizan fondos para la investigación y obtienen acceso a localidades y establecimientos; y todo esto facilita el proceso de investigación y conduce el progreso científico.

Cada una de estas instituciones también es capaz de influenciar la dirección del progreso científico de su propia manera. Los gobiernos están sólidamente influenciados por factores y motivos políticos y sociales: evidentemente, la participación de los EE. UU. en la Segunda Guerra Mundial provocó el enfoque en la investigación científica que, a su vez, encausó la energía nuclear para hacer armas. Sin la motivación de una guerra mundial, es probable que el gobierno no hubiese considerado esencial esta investigación y no se hubiese continuado la investigación científica. Las agencias federales de financiamiento continúan fijando las prioridades de la investigación y presentan solicitudes para fondos de científicos que tratan estas prioridades. De igual manera, las universidades pueden influenciar la dirección de la investigación científica de sus instituciones. La administración de las instituciones o el profesorado eligen las áreas de investigación para las cuales se contratan profesores nuevos y estas decisiones pueden ser producto de la solicitud de los donantes o reflejar el deseo de mantener la fortaleza académica de un área en ese momento o de potenciar la fortaleza de otras áreas.

Las asociaciones profesionales generalmente tienen menos influencia sobre la dirección de una investigación, aunque frecuentemente son responsables de promover áreas de investigación particulares a través de la publicaciones. Además, pueden distribuirle al gobierno y al público declaraciones de sus posiciones y conclusiones sobre cómo las investigaciones que sus miembros han realizado afectan al público en general. Por ejemplo, la declaración de la posición sobre el cambio climático de la Organización Geofísica Americana empieza así:

?Las actividades humanas están alterando cada vez más el clima de la Tierra. Estos efectos se añaden a las influencias naturales que han existido en la historia de la Tierra. La evidencia científica indica sólidamente que las influencias naturales no pueden explicar el rápido aumento de las temperaturas mundiales de la superficie terrestre observadas en la segunda mitad del siglo XX? (AGU, 2003)

Estas declaraciones de posición buscan enfatizar la importancia del conocimiento científico en la toma de decisiones de las políticas y para que se las considere legítimas, deben estar dentro del ámbito de investigación que la sociedad profesional promueve y que la mayoría de sus miembros aprueba. Este tipo de declaraciones de las instituciones en la comunidad científica deben recalcarle al público en general que cuestiones como el cambio climático están solidamente respaldadas por múltiples líneas de evidencia.

Lamentablemente, la influencia que tienen las instituciones en el proceso científico no siempre es positiva. Algunas historias recientes en los medios de comunicación han menospreciado en alta voz el posible sesgo que las compañías farmacéuticas ejercen sobre las investigaciones de las instituciones médicas y ya está ampliamente aceptado el impacto negativo que la industria del tabaco tuvo sobre la investigación del impacto en la salud del humo de los cigarrillos (vea nuestro módulo Comparison).

La exploración espacial es otra área controvertida de la investigación científica. El anuncio del presidente George W. Bush en 2005 sobre la iniciativa para mandar a seres humanos a Marte y volver a la Luna fue criticado por instituciones como el Instituto Físico Americano, cuyos miembros notaron que se habían desviado fondos de otros programas, como el mantenimiento y reemplazo de satélites que recogen datos sobre el clima (que ayudan a que las comunidades se preparen para casos de clima severos como los huracanes) para financiar la Iniciativa de la Exploración Espacial. Aunque quisiéramos imaginar que los científicos solo los empuja su curiosidad e interés sobre las cuestiones científicas, la realidad es que la disponibilidad de fondos puede frecuentemente ser una de las fuerzas motoras detrás de las investigaciones y estas prioridades de financiamiento cambian dependiendo de la época.

La mayor influencia que tienen todas las instituciones científicas, sin embargo, es en el progreso científico. Piensen que son estudiantes: aunque es posible que puedan aprender por cuenta propia, fuera de una institución académica, sería más difícil encontrar personas con conocimientos para que les ayuden cuando lo necesitasen, determinar qué libros y recursos son más útiles y trabajar con un grupo de colegas. Lo mismo sucede con la ciencia. Aunque se puede encontrar pensamiento científico en diferentes lugares, las instituciones científicas ofrecen un importante mecanismo para apoyar y comunicar el trabajo que con el tiempo permitirá acumular el conocimiento científico.


Conceptos Clave

  • La comunidad científica incluye instituciones y sociedades profesionales que apoyan a los científicos física, intelectual y financieramente.
  • Las instituciones de investigación incluyen universidades, laboratorios nacionales, agencias gubernamentales y corporaciones, que ofrecen el espacio físico y el apoyo para la investigación científica.
  • Las sociedades profesionales promueven la interacción entre personas que trabajan en diferentes instituciones ya que organizan reuniones y publicaciones.
  • Los gobiernos, la industria privada y otras instituciones proveen apoyo financiero para la investigación científica a través de becas y contratos de investigación.
  • Estas instituciones fijan las prioridades en las investigaciones, de ahí que tienen un efecto sobre ellas y hasta las pueden influenciar.

Lectura Adicional

Referencias

AGU. (2003). Human impacts on climate [electronic version]. Retrieved from http://www.agu.org/sci_soc/policy/positions/climate_change.shtml Bruen, R. (1995). Lucasian chair [electronic version], 2007. Retrieved from http://www.lucasianchair.org/prof.html Bush, V. (1945). Science - The endless frontier: A report to the president. Retrieved from http://nsf.gov/about/history/nsf50/vbush1945.jsp Gribbin, J. (2007). The fellowship: Gilbert, Bacon, Harvey, Wren, Newton, and the story of a scientific revolution. London: Overlook Hardcover. May, R. M. (1997). The scientific wealth of nations. Science, 275(5301), 793-796. Mazuzan, G. T. (1994). The National Science Foundation: A brief history. Retrieved from http://nsf.gov/about/history/nsf50/nsf8816.jsp


Anne Egger, Ph.D., Anthony Carpi, Ph.D. “Las instituciones y asociaciones científicas” Visionlearning Vol. POS-2 (4), 2009.

Mientras las instituciones de investigación tengan energía y salud y sus científicos tengan la libertad para buscar la verdad allí donde se encuentre, habrá un flujo de conocimientos científicos nuevos para que se aplique a los problemas prácticos en el gobierno, la industria o en otros lugares.

- Vannevar Bush, 1945